¿Tus hijos han dejado el nido? – Te damos algunas ideas para sacarle el partido a una casa más grande

 

Cuando pasamos de ser parte de una familia para encontrarnos viviendo en pareja o con nuestra persona como única, y gratificante, compañía, es hora de comenzar a hacer algo para que nuestro hogar siga siendo nuestro amigo. Para que aproveches el espacio que ahora parece sobrar, desde nuestra inmobiliaria en Ontinyent te damos los consejos más útiles para que le saques todo el partido posible a tu casa en Ontinyent una vez tus hijos han migrado del nido para formar el suyo propio. 


Ideas para generar un espacio más acogedor en tu casa en Ontinyent

El primer paso para sacarle todo el provecho posible a una casa grande es pensar en cómo esos espacios se pueden transformar en estancias acogedoras y cálidas. Para lograrlo, haz un recorrido por los siguientes puntos: 

Cielorraso a dos aguas: cuando pensamos en el cielorraso, lo hacemos desde un punto de vista funcional. Lo que buscamos es cubrir el techo por dentro para que la casa sea más cálida en invierno y para evitarnos tener que pintar. No obstante, cuando los hijos dejan nuestra casa en Ontinyent para dar inicio a su propio hogar, hay otros aspectos a tener en cuenta con respecto al fascinante mundo del interiorismo. Un cielorraso a dos aguas da la sensación de un espacio más pequeño y, por supuesto, genera un clima acogedor que ningún otro recurso puede sustituir. 

Juega con los colores: el blanco genera la sensación de amplitud, por lo tanto, hay que desterrarlo de nuestra casa en Ontinyent. No importa los colores que elijas, ya que cualquiera de ellos te ayudará a crear una sensación de un espacio más nutrido y, por ende, más pequeño. Puedes jugar con diversas combinaciones, ya sea por armonía, como ocurre con el violeta y el lila, o por contraste, como es el caso del violeta con el verde claro. 

Incluye un popurrí de texturas: cuando en nuestra casa de Ontinyent tenemos una única textura, el espacio parece más grande. Por ello es que la combinación de textiles gruesos, finos, lisos y rugosos, genera la agradable sensación de un espacio completo.  


Formas de hacer que el espacio se vea más pequeño

Ahora pasaremos a los trucos de ilusión óptica que puedes implementar en tu casa en Ontinyent para que esta se vea más pequeña:

Sustituye los espejos: deja solo los espejos indispensables y cambia los otros por cuadros y repisas. 

Levanta paredes: crea estancias más pequeñas dividiendo una grande en dos o tres habitaciones de dimensiones más reducidas. Para ello, solo necesitarás levantar paredes y tendrás un hogar mucho más adaptado a la realidad en la que te encuentras viviendo. 

Armarios de la cocina abiertos: poder ver los frascos y los utensilios de cocina da la ilusión óptica de que el espacio se encuentra más completo. Ya no sentirás tu cocina como una estancia fría y solitaria, sino como una llena de vitalidad y color. 

Cortinas gruesas: si bien este recurso se aprecia solo por la noche, cuando corremos las cortinas, es muy efectivo para generar calidez y para reducir el espacio unos centímetros. Sirve tanto para cortinas hasta la base de la ventana o hasta el suelo. 

Cómo utilizar el mobiliario a tu favor para reducir espacios

El último recurso que utilizaremos en nuestra casa en Ontinyent es el de los muebles. Con ellos no solo daremos la sensación de espacios más pequeños, sino que también los lograremos físicamente.

Un sofá más grande: probablemente ya tenías un sofá grande si es que vivías con tus hijos. Sin embargo, te proponemos cambiarlo por uno más grande y, para reducir el espacio al máximo, que lo alejes un poco de la pared. Un sofá voluminoso es el elemento principal de una habitación. De modo que la completa por sí mismo. Para potenciar el efecto, ponle dos sillones individuales a los costados, con lo cual estarás formando una “C” hacia el televisor o hacia la estufa a leña. 

Mesas para el café: completarás el cuadro de sofás con una, dos o tres mesas para el café. Si usas una, esta irá en el centro de los tres sofás. Las otras irán en el ángulo generado entre el sofá grande y cada uno de los sillones individuales. 

Compra libros: sin hijos en casa, tendrás más tiempo para leer. Aprovecha este reencuentro con un pasatiempo olvidado para poner estanterías con muchos libros, lo cuales llenarán de color y reducirán los espacios de esa casa que te ha quedado tan grande. 



 

 

Invierno en Ontinyent: cosas que tener en cuenta a la hora de comprar una casa